ANALISIS HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO 2020-10-20T10:20:48+00:00

logo_hospital_valencia

Análisis de las encuestas realizadas a los usuarios y al personal sanitario, sobre una nueva bolsa para la recogida de orina en la micción, para los hombres con dificultad de deambulación (Valencia, octubre de 2002)

D.U.E. SUPERVISOR DEL SERVICIO DE UROLOGIA DEL HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA

– Arcadio Real Romaguera

D.U.E. DEL HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA

– José Buforn Valero.
– Amalia Rubia Fernandez
– Elena Ferrer Casares
– Cecilia Piquer Bosca

D.U.E EXPERTA EN INVESTIGACIÓN

– Cecilia Piquer Bosca
– Amparo Muñoz Izquierdo

Pulse aquí para ver el Poster Encuesta Personal Sanitario

Pulse aquí para ver el Poster Encuesta Usuario

Introducción con tema propósito u objetivo
El los albores de la historia la especie humana carecía de control de los esfínteres. Este control conllevó una radical mejora en lo estético y social, pero sobre todo en lo higiénico – sanitario. Esto trajo consigo la problemática de tener que retenerse, hasta llegar al lugar adecuado para poder aliviar sus necesidades fisiológicas.
La problemática que supone la recogida de la orina de forma controlada, en personas con limitación de su autonomía, ha dado lugar a la aparición de multitud de dispositivos dedicados a esta finalidad. Estos dispositivos han evolucionado desde el colector de Ambrosio Paré hasta los usados actualmente.
En la actualidad los dispositivos más usados son recipientes rígidos, que se desechan, o bien necesitan limpieza después de su uso.
Nuestra propuesta es utilizar una bolsa de material plástico reciclable, con sistema antiretorno, de un solo uso, desechable ,para recoger la orina en los varones.
El objetivo de este trabajo es comparar el análisis de las preferencias y opiniones de los profesionales sanitarios asistenciales (enfermeros/as, auxiliares de enfermería y auxiliares sanitarios) entre el uso de las botellas o calabazas y la nueva bolsa, al realizado a los pacientes y/o usuarios.
De este trabajo obtendremos información que nos permitirá medir:
– Las distintas visiones de un mismo producto.
– La bondad del producto, con una revisión muy completa.
– Otras aplicaciones.
– Posibles mejoras.
Se constata la no existencia de antecedentes bibliográficos.

Palabras claves:
Bolsa, Bolsa de diuresis, Bolsa excreta, diuresis, bolsa para la orina.

Material y métodos
Es un estudio descriptivo analítico de corte.

Población de estudio:

– Paciente hombre ingresado en el Hospital General y Universitario de Valencia con limitaciones de autonomía y tratamientos oncológicos intra y extra hospitalarios.
– Profesionales sanitarios asistenciales.

Periodo de estúdio:
-Desde el día 1 de junio hasta el 31 de julio del año 2002, para usuarios y de 15 al 31 de julio para los profesionales sanitarios asistenciales.

Muestra:

-No probabilidades de criterio, 150 profesionales sanitarios asistenciales * (enfermeras y auxiliares de enfermería) de un total de 600, los que representa 25%; y 120 usuarios de un total de 570, los que representa 21,05%.
* Si bien en un principio estaba previsto que formaran parte del estudio Médicos y Auxiliares Sanitarios por pertenecer al grupo de personal sanitario, en una revisión posterior se decidió retirarlos del estudio porque no suelen manejar este tipo de dispositivos.

Fuente de información:

-Cuestionario de elaboración propia que consta de 8 preguntas, 6 dicotómicas y 2 abiertas.

Forma de cumplimentación:

-Autocumplimentación, se entregan a los pacientes y al personal sanitario, 3 bolsas, para que las usen y después rellenen la encuesta. Dado que la encuesta era la misma nos permite comparar la encuesta y realizar el análisis.

Forma de recogida:

-Se pasa por las unidades para recogerlas personalmente, el objetivo es no tener perdidas.

Análisis:

-Para el estudio de las diferencias ha sido necesario agrupar a los enfermeros/as y auxiliares de enfermería en una misma categoría “profesionales”, y a los pacientes ingresados y pacientes de la policlínica * en un solo grupo “pacientes”, aplicando en el contraste de hipótesis bilateral el estadístico exacto de Fisher.

* Son los pacientes que en la consulta externa reciben tratamiento oncológico local y que deben recoger la micción del producto, para que este pueda ser tratado adecuadamente.

Resultados:
Se han realizado 325 cuestionarios. Algunas de las preguntas no han sido contestadas por todos los encuestados, por lo que el valor total oscila entre 325 y 310.
Se han estudiado 109 profesionales (35.16%) y 201 pacientes(64.84%), estos últimos son todos hombres ya que el estúdio no incluyó los familiares.

1ª Pregunta
¿Considera cómoda la nueva bolsa?

Respuestas
Profesionales : Sí, el 82% – No, el 18%
Usuarios : Sí, el 94% – No, el 6%

La mayoría de los encuestados dicen que la nueva bolsa es más cómoda, siendo la diferencia estadísticamente significativa, el porcentaje más alto (98.4%) corresponde a los pacientes de policlínica (Ttos. oncológicos) y el más bajo a los enfermeros/as (75%).

2ª Pregunta
¿Cree que es más higiénica que el anterior recipiente?

Respuestas
Profesionales :Si, el 99% – No, el 1%
Usuarios : Si, el 95% – No, el 5%

Mayoritariamente se considera que es más higiénica, no siendo significativa la diferencia. Si bien es altísimo el porcentaje de las respuestas en favor de la nueva bolsa, llama la atención la casi totalidad a nivel de enfermería.

3ª Pregunta
¿Cree que es más fácil de usar?

Respuestas
Profesionales : Sí, el 66% – No, el 34%

Usuarios :Sí, el 88% – No, el 12%

A nivel de los profesionales hay un 66% que opina que sí, pero es evidente que hay un 34% que opinan que no. Cuando analizamos la distribución dentro del grupo observamos que el 54% de enfermeros/as opina que Sí, frente al 79% de Auxiliares de enfermería.

El análisis está relacionado con que:

Las A. E. son las que mayoritariamente dan o ponen las botella ó calabazas, cuñas, o la nueva bolsa a los pacientes. Pero también son la que más directamente se benefician de las ventajas de una posible introducción del nuevo sistema. (menos trabajo para su limpieza, el sistema antirretorno evita derrames, la orina queda en un sistema cerrado, etc)

Las enfermeras/os ponen las calabazas, cuñas, o la nueva bolsa a los pacientes que clínicamente están peor. Tienen que coger el pene con la mano para colocarlo dentro de la bolsa, y no asocian en principio la ventaja del cambio (mayor asepsia y antiderrame)

4ª Pregunta
¿Cree que es más fácil de desechar?

Respuestas
Profesionales :Sí, el 93% – No, el 7%
Usuarios : Sí, el 96% – No, el 4%

Tanto pacientes como profesionales consideran que es más fácil de desechar y más discreta la bolsa que la calabaza, no siendo significativa la diferencia.

5ª Pregunta
¿Considera que es más discreta que el anterior recipiente?

Respuestas
Profesionales :Sí, el 95% – No, el 5%
Usuarios : Sí, el 95% – No, el 5%

Todos consideran en una inmensa mayoría que es más discreta que el anterior recipiente. Siendo difícil encontrar explicación lógica para el 5% que opinan que es menos discreta.

6ª Pregunta
¿Qué prefiere usar, la nueva bolsa o el anterior recipiente?

Respuestas
Profesionales : La nueva bolsa, el 80% – El anterior recipiente, el 20%
Usuarios : La nueva bolsa, el 91% – El anterior recipiente, el 9%

La mayoría de los encuestados dicen que prefieren usar la nueva bolsa, los pacientes presentan un 91% frente al 80% de los profesionales, siendo esta diferencia estadísticamente significativa.

Se han propuesto siete usos más, siendo los más destacables “recogida de vómitos en los viajes” y “el escupir o esputar”. Las sugerencias se han agrupados en trece categorías, la más frecuente “que tenga mayor capacidad”

También se ha podido comprobar que:

1- La bolsa tiene un sistema antiderrame (sistema antirretorno que evita que se pueda salir la orina una vez dentro). La calabaza o botella se puede volcar, o salir al retirarla con las consecuentes molestias para el paciente, trabajo y gasto añadido (cambio de cama, lavar paciente, etc.)

2- Con la nueva bolsa se eliminan los malos olores. Al no oxidarse la orina por estar cerrada, no entra en contacto con el aire y por lo tanto no huele.

3- La nueva bolsa es higiénicamente superior:
Para los pacientes, evita cualquier posible contagio entre pacientes por confundir la botella ó calabaza, etc.
Para los profesionales sanitarios, al no tener que manipular el recipiente para limpieza y desinfección.

4- La nueva bolsa es una importante herramienta en la lucha contra las infecciones nosocomiales.

5- La nueva bolsa conlleva un ahorro de R.R.H.H. y R.R.M.M.,
– Trabajo y tiempo de Auxiliares.
– Productos de limpieza, desinfección, agua, embalaje, riesgo de un posible contagio, etc.
– Ocupa mucho menos espacio para su transporte y almacenaje.

6- La nueva bolsa es una mejora de imagen evidente.

7- La nueva bolsa evita el mal aspecto de la calabaza o botella en la mesita, habitación etc.

8- Como colofón podríamos afirmar que la aparición de esta bolsa abre un horizonte que nos puede recordar al que se abrió cuando aparecieron la bolsas de diuresis para las sondas, las jeringas desechables, etc.
Hoy, sería impensable que estos productos volvieran ser lavados y desinfectados para ser reutilizados para otros pacientes.

Conclusión y/o discusión

En nuestros hospitales la estancia de hombres con limitaciones en la deambulación es cada vez más importante, esto les obliga a utilizar recipientes para recoger la orina. Esto también es aplicable a las hospitalización domiciliaria, a hospitales de crónicos, residencias de mayores(que es como quieren que se les llame), etc.

Los resultados que hemos obtenido en la población estudiada apuestan por la introducción de este nuevo sistema, siendo la comodidad y la higiene los elementos mejor valorados.

También es interesante destacar que, si bien mayoritariamente ambos grupos prefieren o eligen la nueva bolsa, los pacientes son más favorables que los profesionales al cambio.

El sistema sanitario esta siempre en movimiento, cada nuevo sistema mejora al anterior, si tenemos en cuenta nuestros resultados, la nueva bolsa puede proporcionar mayor confort y seguridad a los hombres con dificultad de deambulación,ya que al ser de un solo uso elimina el riesgo de infección por contagio tanto para el paciente como para el personal sanitario.

No existe bibliografía específica.

Call Now ButtonLLAMAR AHORA
WhatsApp chat